Noticias y Novedades

Etapas de la potabilización: La captación de agua

Se trata de la primera acción de un proceso que consta de diversas partes para garantizar que el agua sea apta para el consumo.

La potabilización es un procedimiento de tratamiento del agua cruda para transformarla en agua potable, es decir apta para el consumo humano. El mismo consta de ocho etapas indispensables que se realizan en distintas locaciones y requieren de un riguroso criterio para lograr el cumplimiento de las normas establecidas.

El primer paso del proceso se denomina 
captación. El mismo consiste en la recolección y almacenamiento de agua que proviene de diversas fuentes, que son seleccionadas cuidadosamente en puntos estratégicos para lograr garantizar un correcto abastecimiento a la población. Por lo general, el agua que se recolecta para potabilizar se obtiene de aguas superficiales o subterráneas, con un traslado a través de bombas de agua.

La 
Sociedad Aguas del Tucumán tiene dos formas de captar agua para el tratamiento: superficial y subterránea. Según los registros de la empresa, la primera representa el 55 % de producción de agua para San Miguel de Tucumán, en tanto que la segunda es del 45 %.

La institución cuenta con dos plantas potabilizadoras que se encargan de tratar las aguas superficiales. Una se encuentra en 
El Cadillal y capta el recurso desde el dique Celestino Gelsi, ubicado a 27 kilómetros de la Capital, y la otra está emplazada en la zona noroeste de San Miguel y capta agua desde la toma del río Vipos, que se encuentra a unos 60 kilómetros al norte del departamento cabecera de la provincia. Ambas plantas son convencionales y cumplen el siguiente esquema de potabilización: Captación, Sedimentación primaria, Coagulación y sedimentación, Filtración y Desinfección.

En tanto que la captación de aguas subterráneas se realiza a través de perforaciones o pozos profundos donde se obtiene el recurso desde las napas de acuíferos. El sistema se compone de un equipo de bombeo sumergible eléctrico, que levanta agua hacia la superficie a través de una cañería de hierro galvanizado. Para realizar la desinfección del agua se aplica hipoclorito de sodio, que se inyecta sobre el cabezal de impulsión de la perforación para introducirla a un tanque elevado o directamente a la red distribuidora.

Noticias Anteriores