Noticias y Novedades

Etapas de la potabilización: Coagulación y floculación

Se trata de una técnica química de tratamiento de agua para que esta sea apta para el consumo.

La coagulación es la tercera etapa dentro de los parámetros convencionales que tienen las plantas potabilizadoras de agua. Como las demás fases, la misma resulta indispensable para el cumplimiento efectivo del proceso, ya que permite desestabilizar la suspensión de partículas sólidas en agua para formar las Flocs, unidades de mayor densidad que son capaces de sedimentar por acción de la gravedad.

Dicha etapa inicia tras la realización de la 
captación de aguas superficiales y subterráneas y el proceso de sedimentación primaria, donde se produce el depósito de partículas de gran tamaño. En esta última, el objetivo es remover de manera rápida los residuos sólidos sediméntales y materia flotante para lograr la disminución de la concentración de sólidos suspendidos.

“Esta etapa se produce gracias a la adición de un coagulante químico al agua (Policloruro de Aluminio) y un ayudante de la coagulación que es un polímero o electrolito. Ambos trabajan de manera conjunta captando partículas de pequeño tamaño, tanto orgánicas como inorgánicas y biológicas”, afirma Iván Buczek, jefe de producción de la SAT.

La eficacia de este ciclo depende de ciertos factores que favorecen a la continuidad del esquema de potabilización, entre los cuáles se destacan el pH y la energía de agitación rápida que propicia una correcta dispersión del coagulante. Una vez que la etapa se cumple de manera exitosa, el plan de trabajo continúa con la filtración.

En la Sociedad Aguas del Tucumán cumplimos con todas las normas establecidas para garantizar un correcto tratamiento del agua cruda y un óptimo servicio de agua potable.

SAT: Cerca tuyo, como NUNCA… 

Noticias Anteriores