Noticias y Novedades

“Todos sentimos el orgullo de ser trabajadores sanitaristas”

Así lo resaltó Luis Corbalán, referente del gremio que nuclea a los empleados de Sociedad Aguas del Tucumán en vísperas del Día del Trabajador de Obras Sanitarias, que se celebra este 15 de mayo.

Luis lleva 38 años en Sociedad Aguas del Tucumán. Pasó por varias gestiones y funciones hasta llegar a ser el secretario del Sindicato Tucumán del Personal de Obras Sanitarias (Sitpos). Para el gremialista, la tarea en la SAT no es simple ya los trabajadores tienen la gran responsabilidad de llevar salubridad a la población. “Con orgullo nos sentimos protagonistas de los servicios de agua y cloacas, considerados esenciales; muchas veces no somos valorados, con las dificultades adversas, no bajamos los brazos y seguimos adelante”, explicó.

En este aspecto, Corbalán destacó que la labor del sanitarista estuvo siempre ligada a pandemias. En el 1874, cuando se creó Obras Sanitarias, el país atravesaba la fiebre amarilla y el cólera; más de cien años después la situación es similar y “la única vacuna era y es la higiene y en esa estábamos nosotros. Ahora pasó lo mismo y ahí estuvimos. Desde que se declaró la pandemia, en marzo y hasta el día de hoy, siempre nos mantuvimos firmes sin aflojar un solo día”.

Con respecto a su vida en el trabajo sanitario, Luis aseguró que hoy, después de más de tres décadas en la empresa, se siente de la misma manera que el primer día que entró. “Tengo el mismo entusiasmo y la misma conciencia de entregar un servicio a la comunidad, con la camiseta bien puesta. Me pueden tocar cualquier cosa menos la tarea que Dios me asignó para esta tierra: el ser un trabajador sanitarista”, añadió.

Según Corbalán, al igual que él, todos los empleados de la SAT tienen “pasión para hacer todo lo que esté a nuestro alcance para entregar un servicio. Esto no es algo aislado, no es algo que solo me pase a mí. Le pasa a todos los compañeros. Todos sentimos el orgullo de ser trabajadores sanitaristas”.

Asimismo, el titular del gremio de SITPOS  sugirió a las futuras generaciones de la SAT priorizar la actividad. “Debemos conservar como un tesoro la vocación de servicio y la pasión por entregar calidad de vida a la población. El agua no tiene color político, es un derecho de la humanidad y en esa gloriosa tarea estamos”. 
“Nosotros trabajamos en una empresa que tiene la responsabilidad de entregar un servicio esencial y en la cual me siento parte porque es y será patrimonio de los trabajadores”, concluyó.

Noticias Anteriores