Noticias y Novedades

Historia del Agua Potable: Proyecto Río Lules

El curso fluvial situado hacia el sur de San Miguel de Tucumán tuvo un lugar preponderante entre las alternativas para abastecer de agua a la Capital, aunque no prosperó en el tiempo.

La provisión de agua potable a la población de Tucumán nunca una acción fácil. La historia marca que hubo una infinidad de proyectos que quedaron truncos, otros que se pusieron en marcha y fracasaron al poco tiempo y otros que prosperaron con el paso de los años hasta llegar a la situación actual, con dos plantas potabilizadoras que son referencia para el noroeste argentino.

Entre los proyectos iniciales estuvo el río Lules, que está ubicado en el departamento homónimo y tiene una longitud de coronación de 80 kilómetros, aproximadamente. La propuesta fue impulsada el general Belgrano y tuvo gran aceptación en un principio, pero al poco tiempo fue desestimada por la desproporción evidenciada que había en la relación costo-beneficio.

La génesis de la planificación establecía la conducción del agua desde el río hasta la Capital por medio de una acequia. Desde lo económico era viable, aunque esta idea no cumplía con las normas higiénicas, ya que las aguas destinadas al consumo de la población deben ser limpias y puras. En contrapartida a esta postura se pensó en la construcción de un acueducto, pero la distancia, las dificultades para la canalización y el alto costo del sistema hicieron que dicha propuesta no prospere en el tiempo.

Por otra parte, en pos de garantizar la buena salud de la población se limitó la utilidad del agua del río para las producciones agrícolas debido a que se constataron casos de bocio en poblaciones lindantes al cauce. Se trata de una enfermedad que aparece como resultado de una deficiencia de yodo y generalmente se la relaciona el uso de agua que tiene por origen el derretimiento de la nieve.

Continuará…

Noticias Anteriores