Noticias y Novedades

Aparición de las autoridades hídricas en Tucumán

Los primeros mandatos se dieron entre fines del siglo XIX y principios del XX.

Si el desafío de abastecer de agua a la población era complejo, las formas de ejecutar y controlar el procedimiento también lo eran. Con el paso de los años y una gran cantidad de proyectos para garantizar la regulación, las autoridades de la época comenzaron a evaluar la posibilidad de generar cargos específicos para la administración del área.

Bajo el mandato del gobernador Lucas Córdoba, a fines del siglo XIX, el ingeniero César Cipolletti propuso una ley para acabar con las diferencias e injusticias en torno al reparto desigual del agua. El proyecto, que fue aprobado por la Legislatura, hizo foco en los pequeños propietarios para eliminar la falta de proporcionalidad en la distribución.

Con la nueva reglamentación surgió la figura del Superintendente, quien era encargado de administrar la Junta Superior de Irrigación por un plazo de 3 años. Lo aplicado en Tucumán tuvo su similitud con lo que pasó en Mendoza, provincia en la que el ingeniero Cipolletti sentó las bases de un plan hídrico para Argentina.

El primer mandato estuvo a cargo del doctor Román Torres, en tanto que en el segundo la dirección quedó en manos de Carlos Wauters, un hombre importante en el desarrollo de cuencas hídricas en la región, tales como Salta, Santiago del Estero y Neuquén entre otras provincias.

Noticias Anteriores